SEGUIDORES

lunes, 1 de octubre de 2012

Que si vamos a hablar de amistad, hablemos de imprescindibles.

Amistad. Bonita palabra. La verdad, nunca he sabido con exactitud que significaba esta palabra pero yo ya tengo una definición para ella. Para mí, amistad es salir de casa casi obligada y volver con ganas de comerte el mundo, es no hablar con nadie y que ellos ya sepan lo que te pasa, y como arreglarlo, es reír constantemente con ellos, tratarlos como hermanos, es saber que le puedes contar todo, que no dicen nada, tener un amigo, de verdad, es una de las mejores sensaciones que hay en el mundo. La amistad, por así decirlo, empieza en la infancia, nacemos y nos relacionamos con nuestra familia, más tarde, en la escuela, se hacen amigos con mucha facilidad, todo es un: "¿quieres jugar conmigo?" y amigo hecho. Cuando vamos creciendo nos damos cuenta de que esto cada vez es más complicado, muchas veces me he preguntado si cuando entré en infantil en vez de estar en la clase A, hubiera estado en la clase B, ¿qué habría pasado?, posiblemente, tendría otros amigos, o posiblemente no, eso nunca lo sabremos. A medida que pasa el tiempo, te vas dando cuenta, desgraciadamente, a base de golpes, quienes son tus verdaderos amigos, los que están también, en los malos momentos. Muchas veces la gente pierde amistades por tonterías, y no hacen nada por recuperarlas, el orgullo gana a la amistad en la mayoría de los casos, y pasa el tiempo y la gente se olvida de aquellos que fueron sus amigos, a los que tantos secretos les contó, de aquel al que llamaban cada vez que pasaba algo, el primero en su lista de admitidos y al último que pondrían en personas que les cae mal, pero los tiempos cambian, y las personas, también. Que las apariencias engañan, en la mayoría de las veces, las personas dicen cosas detrás tuya, sin que te enteres, es ahí cuando aparecen tus verdaderos amigos y sabes quienes no lo son, que cuando estás en lo más alto, tienes cientos de amigos, sí, pero cuando caes, solo unos pocos caen contigo. Algunas veces tendrás que perdonar a aquellos a los que no quieras perder, aunque sepas que tú tienes la razón, tendrás que tragarte tu orgullo y aceptar que te mienten en la cara, la verdad, todavía no sé si esto merece la pena. Que si vamos a hablar de amistad, hablemos de imprescindibles, aunque, como todo, tiene sus partes buenas y sus partes malas, siempre hay baches que tienes que superar con alguien, pero al fin y al cabo, es amistad, bonita palabra.

ROCK AND ROLL

ROCK AND ROLL

Cuando ríe, el mundo entero me da igual.

Cuando ríe, el mundo entero me da igual.