SEGUIDORES

jueves, 11 de agosto de 2011

Por la insatisfacción, motor del mundo.

Entonces, del fondo de su corazón, van surgiendo con vida propia los primeros acordes de la canción con la que yo aprendí a dormirme, la canción que hizo famosa a la joven de la foto y que mi abuela odiaba tanto, el estribillo que, a pesar del dolor, nos hace felices. A mí, porque me recuerda a mi infancia y a él, porque le recordaba que la vida fue una vez de un color distinto a un negro túnel sin salida.
El color de la esperanza, de la ilusión perdida y conservada, el color de la juventud y la fruta aún no madura, de las cosas por hacer y el tiempo por delante. 

No el negro de luto, de la otra, de yo soy ésa y el pecho tatuado.
Sino el verde, 

como los ojos verdes, 
verde como la albahaca, 
verde como el trigo verde
verde, verde limón. 
{EL TIEMPO CIRCULAR - OJOS VERDES}

ROCK AND ROLL

ROCK AND ROLL

Cuando ríe, el mundo entero me da igual.

Cuando ríe, el mundo entero me da igual.