SEGUIDORES

sábado, 1 de octubre de 2011

Ruleta Rusa.


El sudor caía por mi cabeza hasta llegar a mi cuello y fusionarse con mi camiseta. Lo reconozco, estaba nervioso. Era mi primera vez, pero, bien mirado, no tenía nada que perder, para eso estaba allí. Estaba allí para morir, y que por fin alguien me hiciera el favor de matarme, aunque fuera la pistola. No tenía necesidad de dinero, ni mucho menos. Pero sí tenía necesidad de morir, lo necesita, ya no aguantaba más. Dejé todas mis reflexiones de lado y me di la vuelta para coger el revólver, que estaba ahí en la mesa, plantado frente a mí, provocándome, llamándome, insistiendo en que lo cogiera y le diera al gatillo. No lo dudé más, la pistola me llamaba y yo solo respondía. Pesaba más de lo que pensaba y al cogerla me temblaron las manos, me la puse en la cabeza, como había imaginado muchas veces, cerré los ojos y apreté. NADA. 

ROCK AND ROLL

ROCK AND ROLL

Cuando ríe, el mundo entero me da igual.

Cuando ríe, el mundo entero me da igual.